jueves, 26 de abril de 2012

MAESTRIA EN EDUCACION


SEMINARIO CURRÍCULO II

Desarrollo y Gestión Curricular



TRABAJO PRODUCTIVO-CREATIVO

INDIVIDUAL-INDEPENDIENTE



-APORTE-

Shirley Montoya Salgar.

Cohorte-4



UN CUENTO CON UN MATIZ DE LA COTIDIANIDAD ESCOLAR… MÁS QUE REAL

Erase una vez…  en un día, en el que en la selva  se presentaban  vientos de inconformidad, terrenos  áridos y  ríos  contaminados por ideas viejas, condicionamientos, prejuicios y demás, ya  que después de muchos años, los animales que pertenecen a un clan educativo Superior (Universidad) de un lugar de frondosos discursos y de ideales maravillosos, pero sólo en teoría, ya que  se sentían inconformes con lo recibido en ese espacio de preparación profesional para el contexto en el que se  desenvolvía  cada uno, las áreas de conocimiento  estaban desarticuladas, los maestros le daban prioridad a una serie de contenidos sin comprensión, las metodologías no permitían ir más allá, sólo el maestro transmitía el conocimiento, los estudiantes escuchaban, era la constante  repetición de los mismos discursos, no se evidenciaban cambios ni mejoramientos, sus propósitos no eran claros,  faltaba articulación con el contexto, el trabajo entre pares de animales no se evidenciaba, cada maestro tenía dominio de su espacio con sus conocimientos, no se trascendía,  ya que no se presentaba claridad en sus acciones, mucho menos para hacer un trabajo interdisciplinario y todo alrededor se estaba tornando tedioso y sin sentido, realmente muchas cosas no estaban funcionando, se podía ver y sentir en el ambiente …

 Los leones  querían  fortalecer  otras habilidades para mantenerse en su trono y permitir así, su transformación  y la de sus súbditos; los gorilas pretendían enseñar a sus hijos a desenvolverse solos sin necesidad de su padre o madre para sobrevivir, observaban que eran muy dependientes; las tortugas gigantes querían desarrollar otras competencias ya que desplazarse no era su fuerte, pero existían otras maneras de trasladarse sin necesidad de moverse de su lugar, a través de  las nuevas tecnologías, de esa manera querían sentirse incluidas viendo el mundo a través de los ojos de otros; las  jirafas querían relacionarse con  nuevos grupos de animales, a pesar de que tuvieran características diferentes; las panteras demostraban desadaptación, y permanentemente se encontraban  irritables con todos los demás seres, ya que lo que les enseñaban no le servían para encontrar otras formas de sobrevivir; los osos tenían otras necesidades, además de  habilidades y se sentían subvalorados; los sinsontes necesitaban potenciar su trinar, a través de diversas técnicas de canto; las Guacamayas tan vistosas eran opacadas porque los maestros no sabían como permitirles avanzar en su proceso, eran curiosas, pero últimamente se mostraban distraídas e indiferentes, se estaban comenzando a sentir excluidas; motivos suficientes por los cuales decidieron hacer una  gran manifestación, no vista antes en la historia de la selva… inevitablemente vientos de cambio y transformación se acercaban …..

El Búho ante la situación  y muy pensativo, se desplazó hacia el Roble más viejo de la selva para meditar, entre sus preocupaciones se encontraba la serie de malestares de sus estudiantes, y de algunos maestros; con la calma que lo caracteriza,  se tomó un buen tiempo para reflexionar y pensar en las causas y  en una serie de estrategias de solución, ya que no podía permitir que esta institución de nombre, con tantos años de permanencia y de prestigio se desvaneciera de un momento a otro en su historia.

Diseñó un plan de acción que consistió inicialmente en hacer una reunión urgente  con  todos sus colaboradores, ya que su ideal de escuela, maestro, enseñanza, aprendizaje y evaluación estaba por colapsar,  si no se tomaban medidas urgentes de intervención, un paso a seguir fue organizar  a sus docentes en  equipos de trabajo para analizar cada uno de los componentes que hacían parte de su propuesta  de formación, desde sus componentes curriculares.

Los líderes con su equipo de trabajo posibilitaron el análisis desde la determinación de fortalezas, debilidades y aspectos por mejorar, es así como el Tigre se encargó con su equipo del componente de fundamentación teórico-práctica y metodológica; el Cóndor del componente de  principios y propósitos; la Ardilla  del componente de estructura y organización de los contenidos  curriculares; el Oso de anteojos del componente estrategias de trabajo interdisciplinario en equipo; el equipo liderado por el Cocodrilo del componente modelo estrategias pedagógicas-contextos, y el lobo se encargó del componente del perfil de formación.

Las jornadas fueron largas, minuciosas y extenuantes, con discusiones profundas, debates, confrontaciones, desacuerdos, acuerdos y propuestas, enriquecidas con la experiencia y el saber de cada uno de los docentes; además de presentarse en el proceso  renuncias, traslados y jubilaciones.

Partiendo de los hallazgos más relevantes, y a partir del estudio de diferentes propuestas curriculares, quisieron apuntarle a una nueva propuesta desde la investigación como base de la enseñanza, partiendo del método de investigación en la acción  con un modelo procesual de currículum, que requería para su desarrollo una serie de cambios en los paradigmas de ellos mismos como maestros, ya que su papel de maestro investigador iba  más allá, que el de un simple transmisor de conocimientos.

Después de un año de su implementación, se empiezan a recoger frutos, la enseñanza, parte de las necesidades y requerimientos de los estudiantes, convirtiéndose el aula  en un espacio propicio para comprobar hipótesis y generar situaciones en las cuales la indagación y la experimentación son fundamentales para la construcción del conocimiento, los  estudiantes se transforman en  seres activos en su propio proceso, en el que  observan, indagan, confrontan y descubren, generando conocimientos desde la comprensión, el aprendizaje es autónomo depende de sus ritmos, características individuales, habilidades, competencias, necesidades, e intereses, concibiendo así  la acción educativa como hipotética y experimental, un reto que aceptaron con dudas e incertidumbres, pero que a partir de ese momento se comenzaron a oxigenar procesos, sus actores se renovaron y viven de nuevo, comprendieron que el cambio era necesario, apostarle a nuevas propuestas.

Es así como los personajes de este cuento, que no riñe con la realidad, comenzaron a vivir una transformación desde su interior evidenciándose en sus prácticas pedagógicas, partieron de problemas reales para hacer de la educación un encuentro más significativo, desde la investigación, posibilitando a sus estudiantes el desarrollo de competencias para la vida desde Ser, el saber y el saber hacer en contexto.