viernes, 15 de marzo de 2013

Entrevista con Erika Himmel


 

La entrevista de Octubre 2 de 2012

 

“La progresiva desconfianza sobre las competencias profesionales de los docentes es un pendiente social”

Entrevista con Erika Himmel


 

Erika Himmel  König, Premio Nacional de Ciencias de la Educación de Chile (2011)  conversa  sobre algunos de los desafíos de la práctica docente hoy.

 

¿Cuál es el perfil de docente que se requiere para lograr una educación de calidad?
Actualmente los docentes tienen la función general de mediar profesionalmente en el aprendizaje y el desarrollo de las generaciones jóvenes, acompañándolas en el camino que les permitirá asumir la propia responsabilidad por su desarrollo posterior.
Para realizar esta tarea con calidad requieren de la competencia para centrar su labor en la promoción del aprendizaje de los educandos, considerando que estos y estas no constituyen un grupo homogéneo, pero todos y todas tienen capacidad de aprendizaje y lo alcanzan si se les brindan las oportunidades apropiadas para lograrlo. Lo anterior a su vez exige que los docentes sean aprendices permanentes para adaptar su quehacer al vertiginoso desarrollo del conocimiento en general y, pedagógico, en particular. Asimismo, esta continua puesta al día demanda habilidades de trabajo colaborativo y liderazgo en el marco de la institución escolar y de la comunidad nacional más amplia. También es crítico que adquieran la habilidad para reflexionar sobre su formar de enfrentar la docencia e identificar las fortalezas y debilidades en su desempeño profesional.

¿Cuáles crees que son los principales desafíos que tienen los docentes hoy en nuestra región?
Considero que uno de los mayores desafíos actualmente en nuestra región es modificar las creencias y las prácticas tanto de los maestros que se encuentran en las aulas, como de nosotros los formadores a fin de modelar buenas prácticas docentes a los futuros docentes.
Conjeturo que uno de desafíos que tienen gran parte de los y las docentes reside en la necesidad organizar y conducir el proceso educativo para proporcionar oportunidades de aprendizaje eficaces para educandos que presentan una gran heterogeneidad cultural. Al respecto, me refiero por una parte, al desajuste entre la formación docente que reciben los futuros maestros generalmente orientada a educar en una concepción de alumno “medio”, dejando de lado las especificidades de un alto número de escolares pertenecientes a grupos específicos que poseen rasgos propios. Esta inconsistencia puede atribuirse principalmente a la escasa investigación sobre el modo de aprender delos integrantes de estos grupos. Por ejemplo, se sabe muy poco acerca de los intereses, motivaciones y aprendizajes previos de los niños y niñas en situación de extrema pobreza y, por ende, si no logran los aprendizajes esperados, no es por su carencia de habilidades, sino porque nuestros modos de enfrentar el proceso es inadecuado. Por otra parte, también creo que la atención a la heterogeneidad por otras distinciones al interior de una misma aula también demanda enfoques y estrategias que aún están lejos de estar consolidadas.
Otro desafío reside en la necesidad que tienen los y las docentes que son inmigrantes digitales de competir en la escuela con los nativos digitales, que son capaces de manejar simultáneamente múltiples dispositivos tecnológicos. Tal vez mi visión es sesgada por el hecho de que en Chile existen más celulares que personas y una accesibilidad muy alta a la televisión, internet y otros recursos tecnológicos. De ahí que pienso, que también es necesario generar perspectivas y orientaciones pedagógicas que posibiliten la utilización de la tecnología que favorezcan el aprendizaje.

¿Qué pendientes tiene la sociedad para con sus docentes?
Pienso que el principal pendiente de la sociedad es la progresiva desconfianza sobre las competencias profesionales de los docentes que se ha ido generando a través de las últimas décadas. Esta noción se apoya en el hecho de que hace años el profesor “siempre tenía la razón” y, actualmente, “la razón siempre la tiene el pupilo”, afirmación que incluso se ha visto representada en viñetas. Esta falta de confianza contribuye al desánimo e insatisfacción de los docentes redundando en un cambio del trabajo en el aula por otro diferente.
Un segundo factor que no se ha abordado y que también favorece la renuncia a la tarea docente, es el sistema de promoción en la carrera. En efecto, el ascenso en la escala profesional generalmente conlleva transitar de la sala de clases a un cargo de administración docente y, por ende, lo que implican los estudios de post-grado muchas veces no se traduce en una mejor práctica docente, sino en el desempeño de funciones distintas a la docencia.
Otra deuda de la sociedad con el profesorado, que concurre con la desconfianza, son naturalmente las remuneraciones, las que al menos en Chile, se encuentran en el sector más bajo de la escala de las remuneraciones profesionales universitarias.
Finalmente cabe mencionar un pendiente que es un componente que articula la formación inicial con la vida profesional, esto es, la inducción profesional docente, que consiste en un acompañamiento de mentores de la institución formadora al profesor novel durante su iniciación profesional. Si bien esto a su vez precisa de recursos, tiene la ventaja de permitir a la institución formadora a descubrir las fortalezas y debilidades de la formación que ofrece y, al docente que comienza, a adquirir una progresiva seguridad en su desempeño.

Erika Himmel König

Erika Himmel König es profesora de Estado en Matemática en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile y luego como investigadora y docente universitaria en la universidad de Columbia (Nueva York). Su trayectoria está marcada por su aporte fundacional en la construcción de sistemas de evaluación que han sido claves en nuestro país, como la PAA y el Simce. Posee una larga trayectoria como docente universitaria, llegando a ser Decana, entre 2007 y 2008, de la facultad de Educación de la Pontificia Universidad Católica de Chile, donde actualmente es profesora titular.

 

 

Tomado de UNESCO, Org.