viernes, 15 de marzo de 2013

Entrevista a José Luis Guzmán

 

La entrevista de Octubre 4 de 2012

 

 

José Luis Guzmán (PREAL): "Los docentes deben responder a la heterogeneidad de los estudiantes"



Entrevista con José Luis Guzmán, Coordinador del Capítulo de Centroamérica y República Dominicana del Grupo de Trabajo sobre la Profesión Docente (CCAD/GTD) del PREAL.

 

¿Cuál es el perfil de docente que se requiere para lograr una educación de calidad?

El docente debe ser un profesional que cultiva una elevada formación y un profundo compromiso con el estudiante que está bajo su responsabilidad. Su formación elevada privilegiará el dominio de los contenidos que enseña, la comprensión de las características psicosociales del educando así como el manejo de estrategias pedagógicas eficaces que propicien aprendizajes relevantes. Su compromiso profundo implica que reconoce, en su quehacer profesional, la oportunidad de hacer la diferencia – para bien o para mal- en la vida de cada estudiante.
El docente debe desplegar acciones para compartir lo que sabe, para establecer relaciones colaborativas con sus colegas: ya sea en los circuitos interpersonales que ocurren al interior de su escuela o en el vasto mundo de las comunidades virtuales. Como profesional que da testimonio práctico de lo que predica, el docente deberá continuar aprendiendo y habrá de seguir creciendo a lo largo de su vida.

¿Cuáles crees que son los principales desafíos que tienen los docentes hoy en nuestra región?

El primer reto es responder a la heterogeneidad del alumnado. Las brechas de aprendizaje (asociadas a un complejo efecto de factores socioeconómicos – muchas veces agravado por variables étnicas, de género, de discapacidad, lugar de residencia o situación familiar) son todavía grandes e inaceptables en América Latina y el Caribe. Tales brechas se expresan en cada escuela y en cada salón de clases. El docente tiene el reto de contribuir paciente y creativamente a atender el rezago donde éste exista a fin de reducir las brechas y elevar el nivel de aprendizaje de sus alumnos.

El segundo reto es desarrollar criterios para aprovechar el amplio mundo de información y conocimiento que está y estará disponible como resultado de las variadas formas de comunicación humana. El docente habrá de fortalecer esquemas mentales y capacidades emocionales que le ayuden a seleccionar buenas ideas – que se traducen en buenas prácticas– y que, por tanto, forjan personas, familias y comunidades más humanas.

El tercer desafío para el docente es renacer permanentemente en el ejercicio de su profesión. Hay suficientes motivos para la fatiga y la frustración… cada año escolar, y en todo momento, el docente debe orientarse hacia aquellas experiencias que le nutran (en conocimientos, sentimientos y espíritu)… pues aquello que de bueno cultive el docente para sí mismo podrá entonces compartirlo con sus estudiantes. Esto es un reto para cualquier docente, en cualquier contexto: desde una comunidad en el norte de México hasta una localidad rural en el sur de Chile o Argentina.

¿Qué pendientes tiene la sociedad para con sus docentes?

Quizás ha habido ‘demasiado ruido y pocas nueces’ en materia de la profesión docente. Con alta frecuencia se reconoce, en los ámbitos de lo público o lo privado, la importancia del docente en la sociedad y su rol crítico en el desarrollo de la niñez y juventud. Otra cosa es, sin embargo, la efectividad de las políticas docentes, los recursos asignados a ellas, las exigencias concretas a nivel escolar, local o nacional, y el apoyo que el docente recibe. Quizá lo más importante no es ‘asignar prestigio’ al docente… a lo mejor lo más importante es comprender que la sociedad será prestigiosa si cuenta con excelentes docentes: en tanto personas y profesionales.

La sociedad –entendida como el conjunto de instituciones e individuos que pueden incidir en la productividad económica, la cohesión social en medio de variados intereses y conflictos, y el trato responsable del medio ambiente– debe invertir de forma sistemática, consistente y sostenida en sus docentes. El tamaño de la exigencia hacia los docentes debe equipararse al tamaño del apoyo que se les brinda… Es decir, la sociedad debe exigirse los mejores docentes, talentosos y comprometidos, y al mismo tiempo crearles espacios y asignarles recursos apropiados para avanzar hacia metas deseables.

Sobre José Luis Guzmán:

Es especialista en educación. Fue Viceministro de Educación de El Salvador (2005-09), Jefe fundador (1991-95) del Departamento de Educación de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA). Ha sido Coordinador del Capítulo de Centroamérica y República Dominicana del Grupo de Trabajo de Trabajo sobre la Profesión Docente (CCAD/GTD) del PREAL (ciclo 2011-2012); es miembro del Consejo Centroamericano de Acreditación del Educación Superior (CCA), y miembro de Grupo Asesor de la Red Interamericana de Educación Docente (RIED/OEA).

 

 

Tomado de UNESCO, Org.